Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO

Los abuelos que cuidan a sus nietos desde pequeños, dejan marcada su alma para toda la vida.

Pasar tiempo con los nietos, es uno de los pasatiempos más gratificantes para los abuelos, que ven crecer a sus niñitos amados, sin la presión de educarlos y de estar pendientes de ellos. ¡Al contrario! Los abuelos se dedican a mimar y a consentir a sus nietos.

Pero cuando los abuelos asumen la importante tarea de cuidarlos cuando mamá y papá no están o trabajan, el lazo se hace más fuerte y más sólido, porque las visitas ocasionales, se convierten casi en una especie de convivencia que beneficia a todos.

Para algunos, que los abuelos cuiden a sus nietos puede parecer algo engorroso y hasta tal vez crean que muchos no están en condiciones de asumir una responsabilidad tan grande. Claro está, siempre estamos hablando de abuelos que puedan hacerse cargo de los nietos.

Pero una gran mayoría se siente a gusto cuidando a los nietos, porque eso representa la oportunidad de fortalecer los lazos familiares y compartir más tiempo con ellos.

Pero lo más sorprendente de todo, es que cuidar a los nietos podría tener un impacto positivo en la salud de los abuelos. Más aún, un estudio sugiere que esta actividad les permitiría vivir más tiempo.

El beneficio principalmente radica en que, cuidar a los nietos, favorece la preservación de las capacidades intelectuales, haciendo que se mejore la calidad de vida y retardando la alteración de las funciones cognitivas.

Aun cuando no se haga a diario, pasar tiempo con los nietos mejora la salud, según un estudio hecho en el Berlin Aging Study sobre un total de 500 adultos mayores. Esta investigación probó que cuidar a los nietos mejoraría las funciones cognitivas y disminuiría los riesgos de desarrollar el mal de Alzheimer, además de prevenir el estrés. Ocuparse de los nietos, aporta a la vida de los abuelos entusiasmo y alegría, algo que los haría sentir más activos y estimulados en relación a todo lo que los rodea.

Además, los niños nos obligan a trabajar la memoria permanentemente compartiendo con ellos recuerdos y anécdotas. Porque claro, a partir de una determinada edad, es importante mantener el cerebro activo haciéndolo trabajar todo lo que se pueda.

¡Pero cuidado! No debemos abusar, porque este estudio también revela que el estrés por sentirnos agobiados con esta actividad, anula los efectos positivos.

Lazos únicos.

Bien sabemos que ser abuelos es algo completamente diferente de ser padres. Las relaciones que establecemos con los hijos no son las mismas que con los nietos. Los padres que por distintas circunstancias de su vida no pudieron estar lo suficientemente presentes en la vida de sus hijos, pueden tener la revancha siendo partícipes activos de la vida de sus nietos.

Con los nietos, no tenemos la presión de la educación y somos más tolerantes. Podemos estar casi siempre presentes en todos los buenos momentos porque tenemos más tiempo y siempre es hermoso recordar cosas de la familia y transmitirles a las nuevas generaciones anécdotas y hablarles de otras personas que ya no están. ¡Los abuelos son siempre una fuente inagotable de experiencia!

Para sentirse rejuvenecido, nada mejor que compartir cosas con los nietos y dejar que a su vez también nos enseñen sobre el presente, para poder estar en sintonía con ellos.

El hecho de que los abuelos cuiden a los nietos, también es una tranquilidad enorme para los papás y las mamás. Es un alivio inmenso saber que van estar bien cuidados por alguien de la familia, sin tener que recurrir a una niñera de la que algunas veces no sabemos mucho. Dejar a los niños con los abuelos implica saber que están en buenas manos, incluso si no se trata de una cuestión laboral, sino que, en ocasiones, tal vez podemos pedirles que se queden con ellos, si alguna noche papá y mamá deciden salir.

Los abuelos, llegan a una edad en la que necesitan sentirse útiles. No se trata de sobrecargarlos con responsabilidades y exigencias, sino; de contar con su colaboración para hacernos un poco más fáciles las cosas.

Fuente: Pinteres

Por otra parte, es una manera de mejorar las relaciones entre todos los adultos, porque al integrarnos en la vida diaria de ellos, establecemos un contacto que ayuda a estar más unidos.

Y por último, está el placer inmenso que significa para los niños estar en la casa de los abuelos o compartir la vida diaria con ellos. Los abuelos son compinches, tienen tiempo para jugar, nos hablan de personas que no conocemos y nos cuentan cómo eran nuestros padres cuando eran niños también. Son una fuente inagotable de historias que se repiten de generación en generación y que llenan de satisfacción a todos por igual.

¿Crees que compartir tiempo con los nietos mejora el estado de ánimo de los abuelos? ¡No dejes de comentar y compartir!



Deja tu comentario sobre lo que viste



serfeliz.life - Historias hermosas que merecen ser contadas.



Políticas de privacidad