Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO

5 entornos donde la lealtad es fundamental

¿Qué dirías si te pidieran que definieras a la lealtad? Seguramente aparecerían palabras muy ligadas entre sí como el amor, la fidelidad, la sinceridad, la honestidad y el respeto.

Ser leal, es básicamente eso; respetar los compromisos asumidos con otra persona, aun cuando nos hayan dividido las diferencias que pudieran haber surgido.

Si bien el concepto de lealtad es uno solo, al mismo tiempo se divide en distintas ramas aplicadas a las distintas relaciones que mantenemos con todos los que nos rodean.

Veamos en qué consiste la lealtad, dependiendo del vínculo que establecemos en los diferentes entornos.

1) La lealtad en el amor.

Cuando se ama de verdad, la lealtad pasa a ser el eje principal de una relación. Esto se traduce sobre todo en honestidad y transparencia y el compromiso con el otro, es absoluto.

Ser leal en el amor, no implica solo ser fiel, sino que existen otras acciones que pueden enmascarar una falta de lealtad, como los encuentros virtuales, mentir sobre nuestra situación amorosa o agendar en nuestros teléfonos a otras personas con identidades falsas.

Ese respeto que implica la lealtad, también se materializa en consideración hacia nuestra pareja, sin generar motivos que provoquen celos, sospechas o sufrimientos innecesarios. Sin usar el pretexto de haber tomado un par de copas, para justificar una mala acción. Sin dar falsas esperanzas a otros que se crucen en nuestro camino.

No existe el amor sin lealtad.

2) La lealtad en la amistad.

Las personas leales, son ante todo; personas honestas. Se conducen en la vida a través de un código de valores, que se traduce en un compromiso respetuoso hacia otros.

En la amistad, no hay lugar para la traición, las mentiras o los comportamientos interesados o mezquinos.

La lealtad entre amigos es sin duda, un concepto interesante y profundo que va más allá de la confianza, porque también incluye a la integridad, que significa, mantenernos leales a la amistad que tuvimos, aunque se haya terminado, y siempre guardar los secretos confiados.

3) La lealtad en el trabajo.

La lealtad también nos incluye a nosotros mismos. Ser leales a nuestros propios principios, es la primera forma de lealtad.

En el ámbito laboral, mantener nuestros principios, honrar los compromisos asumidos con otros y hacer siempre lo que nos parece correcto, es la mejor manera de engrandecer nuestra labor dentro de un entorno profesional.

No divulgar metodologías de trabajo, mantener en secreto información sensible para nuestra empresa y contribuir a su buen funcionamiento, es la mejor expresión de lealtad, hacia el lugar en el que trabajamos y que nos dignifica como personas, aun cuando ya no formemos parte de ese proyecto laboral.

4) La lealtad en la familia.

La coherencia es una cualidad fundamental en las personas y esto quiere decir que si somos leales a los amigos y a los compañeros de trabajo, sería muy difícil no ser leal a la familia o a nuestra pareja. Estaríamos hablando de una lealtad falsa, en ese caso.

La lealtad a la familia representa ser leales a nosotros mismos. Nuestra familia, somos nosotros. Venimos de ellos, les pertenecemos y somos sangre de su sangre. ¿Cómo no ser leal a quienes nos formaron como personas?

Ayudar en caso de necesidad, estar presente cuando nos necesiten, participar en los acontecimientos familiares, escuchar, compartir, tomar decisiones… son todas acciones que nos pintan como persona, porque quien no es leal a su familia, no es digno de confianza.

5) Lealtad a uno mismo.

En ocasiones, nos encontramos en situaciones que podrían resolverse de manera poco honesta, pero si tenemos principios claros, respeto por nosotros mismos y valores firmes, la lealtad debe imponerse y sabremos decir no, a prácticas deshonestas y desleales.

El respeto por uno mismo incluye el respeto por nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu.

Más allá de la confianza, está la lealtad. Y aunque la confianza se termine y la relación con el otro desaparezca, mantengamos la virtud y la nobleza de la lealtad, ya que eso también habla de nosotros como personas respetables.

¿Qué opinas sobre la lealtad? ¿Sientes que fuiste víctima de la deslealtad de otros? ¡Cuenta tu experiencia y comparte!



Deja tu comentario sobre lo que viste



serfeliz.life - Historias hermosas que merecen ser contadas.



Políticas de privacidad