Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO

Dos mujeres ríen mientras abandonan a sus perros asustados frente a un refugio

Los actos de crueldad que se cometen contra los animales, nos enojan y nos indignan, pero cuando las personas crueles además, disfrutan con sus actos cobardes, el sentimiento de frustración que sentimos es imposible de describir.

Esto le sucedió a Ann Flores, una joven de Houston, Texas, que fue a un refugio de animales junto con unos amigos para adoptar un perro.

La ocasión le dio la oportunidad de asistir a una escena dramática. Dos mujeres planeaban dejar en el refugio a sus perros, porque estaban enfermos y ya no les interesaba tenerlos.

Sabemos que los animales son perceptivos, sensibles y capaces de entender lo que sucede y así lo advirtieron Truman y Mandi, cuando se dieron cuenta de que sus dueñas estaban a punto de abandonarlos.

Se tiraron al suelo manifestando claramente que no querían quedarse allí y hasta tal vez percibiendo que se trataba de un lugar del que tal vez no salieran nunca. Bien sabemos que si durante algún tiempo nadie adopta a los animales de los refugios, es muy probable que terminen por sacrificarlos.

Los perros, asustados, se negaban a moverse y sus dueñas literalmente tuvieron que arrastrarlos; lo que aparentemente les resultaba muy gracioso, porque ambas se reían del sufrimiento de los dos perritos.

Pero Ann no iba a quedarse de brazos cruzados, y convocó a la asociación de voluntarios Houston & Harris, que se encargó de que recibieran la asistencia médica que necesitaban y de encontrarles familias amorosas que quisieran cuidarlos y quererlos. Y mucho mejor aún, porque tuvieron la suerte de que los adoptaran a los dos, ya que Truman y Mandi son hermanos y están acostumbrados a estar juntos.

Es increíble que las personas que en un principio aceptan tener perros o gatos, luego de un tiempo, se aburran de ellos y los descarten como si fueran un trapo viejo.

Por suerte, estos perritos tuvieron una segunda oportunidad, gracias a que Ann no fue indiferente a su sufrimiento.

¿Qué opinas de esta historia? No dejes de comentar y compartir.



Deja tu comentario sobre lo que viste



serfeliz.life - Historias hermosas que merecen ser contadas.



Políticas de privacidad