Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies.
Más info. ACEPTO

Suegra agarra la mano del novio diciendo «yo también soy su mujer». ¿Es una advertencia?

La imagen de la suegra como la “mala de la película” es un clásico que nunca pasa de moda. Las madres, y también los padres, pueden ser muy posesivos con sus hijos y sentir que cuando aparece un novio o una novia, estos intentan arrebatárselos, como si de verdad les pertenecieran.

Bien sabemos que esto no es así, porque los hijos son “prestados”, como se suele decir o son “de la vida”, que es la realidad, porque por mucho que queramos, no podremos vivir sus vidas y tendrán que hacer sus propias experiencias.

En verdad, todo padre o madre que ama a sus hijos, quiere lo mejor para ellos y tal vez muchas veces tendremos que aceptar que las elecciones que hacen no son de nuestro agrado. Es ahí cuando tenemos que hacer uso de toda nuestra paciencia y nuestra sabiduría para entender que debemos respetar sus decisiones y acompañarlos en todo lo que hagan.

Una joven, recién casada, tuvo una curiosa y extraña experiencia en este sentido y decidió compartir lo sucedido en el sitio Reddit. Claro que tuvo que hacerlo de manera anónima y sólo para conocer la opinión de otros, porque su nuevo marido tiene una madre que le hizo pasar un mal momento el día de su boda.

Parece ser que esta señora es una madre muy celosa y entrometida que superó todos los límites.

Al finalizar la ceremonia y llegado el momento de las fotos de rigor, la madre del novio no dejó que su esposa le tomara la mano, sino que lo hizo ella, al mismo tiempo que le advertía: “Yo también soy su mujer”. ¡Realmente insólito!

La recién casada no tuvo más alternativa que resignarse a tomar a su flamante marido del brazo con timidez, porque semejante advertencia la dejó azorada.

Obviamente, no era momento para un escándalo y se limitó a dejar pasar el incidente, pero también recordó que días previos a la boda, su futura suegra le envió un mensaje por Facebook, diciéndole que esperaba que ella ese día se viera “tan guapa como su hijo”. Una especie de amenaza que insinuaba que su hijo era guapo y que ella tal vez no estuviera a la altura.

Siempre creemos que cuando nos casamos, lo hacemos solo con él o con ella. Error. Nos casamos con una persona, pero también nos casamos con sus padres, sus hermanos y hasta con sus amigos. Encontrar el equilibrio entre todos es realmente difícil y requiere de la buena voluntad y predisposición de cada uno de los integrantes de la familia.

Sin dudas esta joven nunca olvidará el tenso momento que vivió el día de su boda, cuando su suegra no dejó que tocara a su hijo, que en definitiva, era ya su marido. La sorpresa fue tal, que quiso compartirlo en las redes sociales, en donde recibió todo tipo de comentario.

Algunos podrían considerar este episodio un tanto cómico o divertido, pero según cómo se mire, puede ser un ejemplo de lo que resultará la vida de casados.

¿Qué opinas del comportamiento de esta suegra invasiva? ¡No dejes de comentar y compartir!



Deja tu comentario sobre lo que viste



serfeliz.life - Historias hermosas que merecen ser contadas.



Políticas de privacidad